Putas y escorts en Bilbao

Vicki, ama dominatriz

Vicki, 22 años.

Mi primera vez en Bilbao.

Ama Dominatriz, tu Puta Ama.

Ven a ser mi esclavo sumiso y a disfrutar con ello.

Mi arnés bien ensalivado te hará gemir de placer, probaré contigo todos mis juguetitos.

También disfrutarás de mi francés natural, lluvia dorada, una buena fiesta y duchita juntos.

Salidas a hotel y domicilio.

 

  • Estoy las 24 horas.
  • Ven y te invito a una copita.
  • Me conocerás y seguro que repetirás.
  • Parking propio (1 hora gratis).
  • Visa.

Pide tu cita con esta chica Balinba:

DIRECCIÓN

Bilbao

TELÉFONO

Bdsm en Bilbao
Escorts amas y sumisas en Bilbao
Sexo y sumisión en Bilbao
Putas, escorts, dominatrices

«Me giré y descubrí a una mujer tan artificial que era la sensualidad personificada; la objetivación de los deseos más atávicos. Era todo látex: una máscara traslúcida, calada con motivos florales que simulaba expresiones humanas; hacía juego con el sujetador, el tanga, ligueros y medias que se perdían en unos zapatos de tacón de aguja. Todo era látex. Todo le otorgaba una silueta medusiaca; petrificaría a seres sentimentalmente más glaciares que yo mismo.
–¿Silene? –repetí, tembloroso.

Se acercó lentamente como si estuviera en un desfile de modelos, y apretó su índice contra mi boca para hacerme callar.
–¡Ni se te ocurra decir una palabra! –amenazó con vehemencia.

Las escaleras traían voces y pronto se empezó a oír a gente corriendo en la planta de abajo. La tormenta aumentaba de intensidad; los relámpagos y el volumen de los truenos daban cuenta de ello. Mi pene y mi escroto se encogieron cuando noté que los agarraba con su guante. Momento en el que se oyó un grito de dolor inmenso en la suite de Gary…
–¿Qué fue eso? ¡Para, por favor! –le supliqué.
–Eso es tu amigo Gary… Muriendo a manos de Kathleen –replicó sonriente mientras apretaba mis testículos.

Como si de un fantasma errante pidiendo clemencia se tratara, el grito final de Gary recorrió el pasillo. Era un aullido de muerte. Fue un signo de expiración.
–Por favor, no bromees con esto… Estaba muy borracho. Tengo que echarle una mano… –supliqué de nuevo.

Los truenos se acumulaban contra el tremar de las ventanas.
–No bromeo. Ahora te toca a ti ver cuál es el placer del dolor…

Apretó una teta contra mi pecho, girándose para abrazar mi axila con el látex de su sujetador, mientras mordía mi brazo. Me ordenó que no me moviera. Yo temblaba. Fue hacia la cómoda, abrió un cajón y sacó unas sonoras esposas… ¡Parecían grilletes!
–¿Qué pretendes? –pregunté contradictoriamente incauto y a sabiendas de lo que se proponía.
–Voy a hacer de ti la fuente de mi placer –aseveró.»

Título: «Silene o el látex de una FEMDOM»

Autora: Cristina Cano

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Conoce a otras chicas Balinba: