Escort mulata exuberante

Chantal, mulata fiestera y picante

Chantal, 28 años.

Escort mulata latina fiestera.

Super caliente, muy viciosa y picante.

Con el cuerpo espectacular que ves en las foto.

Te voy a hacer gemir de placer.

Soy un volcán del sexo, ven a pasar el momento más caliente con la más guarra.

Muy completa: francés natural, besos húmedos, lluvia dorada, lésbico real y todas las posturitas, juguetitos, arnés y más.

Te espero para volverte loco de placer o, si prefieres, también hago salidas a hotel y domicilio.

 

  • Estoy las 24 horas.
  • Ven y te invito a una copita.
  • Me conocerás y seguro que repetirás.
  • Parking propio (1 hora gratis).
  • Visa.

Pide tu cita con esta chica Balinba:

DIRECCIÓN

Zona Amézola – Bilbao

TELÉFONO

Escorts y putas latinas fiesteras
Putas latinas fiesteras en Bilbao
Masajes eróticos y sexo
Las mejores putas de Bilbao
«Gateé por su cuerpo y me di la vuelta hasta que mi rostro quedó a centímetros de su intimidad y el suyo de la mía. Su monte de Venus estaba rasurado salvo por una línea gruesa en el centro, por donde pasé mis labios. La textura en mi piel fue exquisita. El vello me hizo cosquillas y enseguida lo sustituí por mi lengua. Al poco noté la de Tamara, que se deslizaba por una de mis ingles.

Gimió contra mi piel provocándome un escalofrío cuando mi boca encontró su humedad. Mi parte más racional se había quedado en los J’Adior, en ese momento solo podía permitirle a mi cuerpo sentir. Sentir y disfrutar de la forma cauta en la que me exploraba la chica.

Rodeé su entrada con mucha precisión antes de subir entre sus pliegues y descansar sobre su clítoris. Lo atrapé con mis labios y succioné, noté cómo se ponía más erecto. Tamara me imitaba con más lentitud y timidez, y esa forma de lamerme me estaba volviendo loca. Nuestras caderas iban por libre y se movían en círculos, buscaban un contacto más directo de nuestras lenguas. Buscaban la tregua, el principio del final.

La estancia donde gran parte del día sonaba música clásica o grandes éxitos de las últimas décadas se había llenado de nuestros jadeos y gemidos amortiguados. Cada vez me sentía más cerca y, a juzgar por los movimientos involuntarios de la pelvis de Tamara contra mi boca, ella también lo estaba. Dejé un beso en la cara interna de su muslo y volví a ensañarme con el centro de su placer mientras dos de mis dedos jugueteaban en su entrada y se hundían con toda la lentitud de la que fui capaz. De nuevo ella replicó mis acciones y yo sentí la humedad en todas partes: mis dedos, mis nudillos, mi boca, mi barbilla, mis piernas.»

Título: «Sí, quiero»

Autora: Thais Duthie

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Conoce a otras chicas Balinba: